18 de marzo: Día del niño indígena

Jaapüchikai (Niño añú)

 

El reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios en la República Bolivariana de Venezuela ha acrecentado las actividades donde se les reconoce sus derechos. Desde el preámbulo de la Constitución donde se reconoce como multiétnico y pluricultural.

Pero hay actividades y situaciones que han tenido su justo reconocimiento y valor con el proceso revolucionario, la consolidación de una educación multiétnica, intercultural, con el uso de los idiomas originarios, basados en la educación propia de cada pueblo, su cultura y cosmovisión.

Desde el año 1981, se venía celebrando cada 18 de marzo, el Día del Niño Wayuu en las festividades de San José de Paraguaipoa, patrono espiritual de la Península de la Guajira venezolana, en dónde asistían muchos niños, niñas y jóvenes indígenas que celebraban su día participando en diversas actividades culturales, posteriormente la fecha es asumida y se agrega al calendario del Ministerio del Poder Popular para la Educación y se le da el nombre de DIA NACIONAL DEL NIÑO Y NIÑA INDIGENA.

El pueblo añú comparte esta celebración desde sus inicios con los hermanos del pueblo wayuu, mostrando todo su legado lingüístico y cultural. La herencia guerrera dejada por el cacique Nigale. Luchando actualmente por la revitalización de su idioma y su cultura, la cual casi fue extinguida, pero que se guardo en el corazón de un pueblo que se negó a morir y hoy en día se muestra en todo su esplendor, las viviendas palafíticas, la cestería en diferentes fibras naturales como el mangle, la enea, el bejuco, la majagua, entre otros; nuestra gastronomía que aun perdura.

El 18 de marzo más que celebrar un día mas de fiesta, es una fiesta de celebración que nos enorgullece ya que a través de ésta nuestros niños nos muestran ese valor de ser miembros del pueblo originario que habito estas tierras antes de la llegada de los colonizadores y en Santa Rosa dicen con orgullo: AÑU TE (Soy Añú)